jueves, 9 de febrero de 2012

Espectadora

Hoy, he encontrado una nueva definición de mi existencia; como Andrea en Nada (Carmen Laforet), soy una espectadora de la vida:
A mi nunca me pasa nada. Yo solo lo veo, lo oigo, lo leo, lo siento o incluso lo lloro, pero solo son historias que me rodean, historias de mi prima, mis amigos, mi hermano, mis compañeros,... Nunca son mías. Yo me dedico a mis madalenas , a mi libros y a mis canciones, mientras los otros salen se emborrachan se lían, se deslían y se vuelven a liar; los protagonistas de los culebrones que me rodean solo se ven influenciados por algun que otro consejo a ciegas o un abrazo en un momento de debilidad, un "Buenos días" por la mañana o un boli prestado.
No es que esto sea triste (yo no lo veo así), ya me tocará algun papel en esta obra. Es más, es entretenido ver como unos cuantos y otras cuantas, intentan sobrevivir hasta la caída del telón a situaciones para las que no estan preparados ni mentalizados, a emociones desconocidas hasta el momento, como intentan completar el autoconocimiento interminable de sus sentimientos.
Lo encuentro interesante, y es bueno, pues quiero llegar a escribir algun día algo decente. E, ironías de la vida, buscaba e inventaba historias por doquier de cualquier tema sobre el que supiera lo suficiente, para hablar sin decir demasiadas estupideces, pero no me había dado cuenta hasta hoy, de que puedo narrar esas historias, las de mi círculo; no serán más que cuentos anónimos de unos adolescentes, porque todo el mundo conoce a mis amigos, pero ¿como va a saber ese mundo que estoy hablando de ellos, si desconoce a esta simple espectadora?


Y hasta aquí mi pensamiento de hoy, siento haver pasado tanto tiempo del blog, es que he estado liadilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario