sábado, 17 de noviembre de 2012

Sergi-kun e

A Sergi,
Quizás leas esto por casualidad, quizás no lo leas nunca, pero quiero hacer todo lo que pueda y yo solo sé escribir.
Últimamente estás muy raro en clase, de hecho, desdel inicio del curso todos hemos notado que estás más callado, que te vas cada tanto cuando llevas mucho tiempo rodeado de gente, que no quieres hablar de ello. Pero está bien.
No tienes porqué contar nada si no quieres, además tampoco es que tengamos demasiada confianza. Y aún así, hace tiempo que no dejo de darle vueltas: "¿Qué es lo que le pasará?""¿Será un problema familiar?""¿Es realmente tan grave?""¿Qué puedo hacer?".
La otra noche, en la cena de grupo, el payaso dijo: "¿De qué te quejas, si tus notas son perfectas? Deberías estar feliz." Y tu rezaste: "Si fuera tan fácil..." Entonces, tus ojos se volvieron hacia la ventana y luego hacia mí. En ellos solo pude ver tristeza, un tristeza tremendamente profunda, y me estremecí. Pareciera que quisieras llamar la atención de alguien, pedir ayuda para tu corazón que preferiría estar vacío a ser cobijo de tanto amargo dolor y desengaño. ¿De qué? No lo sé.
Pero la vida es tan inevitablemente frágil y efímera, que no puede ser malgastada en una mirada triste. A pesar de que quieras gritar y llorar de rábia hasta quedarte seco, sonríe. No sabes lo reconfortante que resulta para los demás. Cuando sonrías a alguien este de respoderá con otra sonrisa y esa sensación tan cálida se volverá tuya. Cuantas más ganas de llorar tengas, más sonrisas debes regalar.
Por favor, esfuerzate para encontrar algo que haga regresar la luz que has perdido; sin embargo, yo vivo en una nube y nunca me doy cuenta de lo que sucede a mi alrededor, así que ¿qué sabré yo?.
Tal vez quieras guardártelo porqué te es más fácil callar o porque simplemente estás acostumbrado, pero creo que deberías dejar ir algo que te hace tanto daño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario