domingo, 27 de enero de 2013

Mi sábado más kawaii

El domingo pasado escribí en la entrada Si yo fuera... lolita, que por cierto es de las que más se han leído en toda la historia de este blog, que había hecho un pedido a Madame Chocolat. Prometí que iba a enseñar lo que había encargado cuando llegara, pero es que no ha llegado nada x3 he sido yo quien se ha ido directamente a Barna después de comer. Os cuento:

Acabada la clase de japonés con un mini-debate sobre Naruto (Guuuaaau! Ya puedo tener una conversación medianamente decente!), llegué a casa y mi madre me dijo que mi cuñada, es decir, con quien yo tenñia planeado ir a Barcelona este finde, no podía salir todavía del hospital y que, si por algun casual la dejaban, el médico había dicho que nada de excursiones. Y todo el plan se esfumó.

Yo pensaba que mi madre no me dejaría ir solita por el centro de Barcelona, y menos una vez oscurecido, pero resultó que pensaba como yo: Si quería decidir entre Barcelona o Girona, debía conocer como moverme por una ciudad tan grande, así que cogí la mochila y me fuí subí al primer media distancia. En el tren, no había mucha gente pero tampoco estaba desierto, en mi vagón había una gente tan amable que me sentí con la confianza de dejar la mochila en el asiento de al lado y centrarme en mi libro despreocupadamente. Leí Laura a la ciutat dels Sants una hora y pico seguida. Realmente mi mente me transportó a la Girona del siglo pasado a través de los ojos de una barcelonina recién llegada, y me daba un solecito en la cara...

Al llegar a Pau Clarís cogí el GPS del móbil (si ya se como suena) y me fijé en la dirección que debía seguir para llegar a Pudding! Siii!!! Desde que Mizu lo comentó en una de sus entradas me entraron muchas ganas de ir ^.^ Estaba tan abarrotado que casi no encuentro sitio para mi que iba solita y soy pequeñita x3

Lo vi y me quedé *o* Existe! Estoy aquí!


Mi merieda medio devorada *3*

Con el estómago lleno (y mucho, casi no puedo terminarme el pastel y eso que era delicioso), busqué la ruta otra vez hacia Madame Chocolat! Y xino-xano me fuí paseando hasta allí n.n Y soy tan gafe que si no llego a ver el Arc de Triomf a lo lejos me paso la esquina x3 Es que com le han puesto un andamio asqueroso justo delante... Pero buueeeno, llegué! Después de un año deseandolo por fin piste la bendita tienda y me despeluché:

Mis compras ^.^
Cinta adhesiva cortesía de Madame Chocolat
Un calendario y un boli kawadorabiliciosos

Bueno, los Jonas Brothers se enamoraron de la chica repartidora de pizzas, yo me he enamorado de la chorradas kawaii de Madame chocolat x3

Ah si! Me falta contaros como llegué a casa: Sencillamente subí hasta donde me había dejado el tren y llamé a mi madre para decirle "Ya voy a casa de los abuelos, estoy bien, no me he perdido, nadie me ha hecho ninguna proposición deshonesta" y va y me dice ¿Dónde estás? Y yo tan tranquila: En Pau Clarís. Y ella: ...O.O El tren se coge en Provenza con Balmes. Y nada, a caminar más.
No penséis mal de mi, yo ya sabía los trenes que paran en Vallvidrera, solo que no sabía que em Barcelona lo tenéis todo taaaaaan lejos.

Creo que por eso, para mi Barcelona tiene un punto negativo: las casas son preciosas, en diez minutos escuché el 50% de las lenguas existentes sobre la faz de la tierra y con distintos acentos y dialectos, pero es todo muy grande, las distancias son enormes y todos os concentrais en una calle OWO
No sé, no sé, Girona (pequeñita pero matona) os va ganando terreno.

Y para terminar, mi outfit para un día taaaan geniaal!

Siento la calidad de las fotos, están hechas con el móbil. Me dejé la cámara -.-'

1 comentario:

  1. Barcelona es maravillosa y con el metro ya tienes todo solucionado.

    Supongo que Girona tendra más o menos el tamaño de Zaragoza y Zaragoza es una ciudad muy manejable, practicamente puedes ir andando a todos los lados.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar