martes, 22 de enero de 2013

Utopía realizada

¿Sabéis qué? Ayer releí todo el blog, bueno sólo la parte de Utopías. Y es que hoy hace un año que empecé este blog y no sé, supongo que me puse sentimentaloide y quise ver o leer mi evolución y reflexionar. Ya véis que sigo tan egocéntrica y egoísta como siempre.
Como en la primera entrada no hice ninguna presentación demasiado formal (ahora tampoco la voy a hacer), creo que sería adequado porqué empecé a escribir.

Desde siempre he escrito poemas, prosa, canciones, pero todo para mi; nunca me atreví a mostrarle a nadie mi estilo. También tenía inquietudes por la cultura japonesa: miraba doramas y animes, pero lo veía como un hobbie secreto, algo infantil. Estaba siempre malhumorada porque no me sentía a gusto con mi vida. También empencé a intentar aprender japonés por mi cuenta, como cuando empecé con la guitarra, pero no prosperaba demasiado. El día en que volví de Londres (viaje de final de ESO), me armé de valor y le pedí a mi madre que me apuntara a una academia para aprender japonés.

Buscando por internet academias de japonés en Girona, tropecé con Una mirada hacia Japón. Fué... No sé, no podría encontrar un adjetivo que lo pueda describir verdaderamente... Fué como si me cayera una venda de los ojos, como si alguien encendiera la luz en esa incómoda oscuridad de malhumor y uñas negras. Resulta que no era algo tan raro y mucho menos infantil, y encima había mucho más, había historia, había cultura en España sobre la cultura japonesa, había gente que también lo llevaba dentro y, que no tenía miedo de sacarlo, de mostrarlo con orgullo y entusiasmo. Creo que ese fué mi segundo Hogwarts y también el motor que me empujó a que me gastara todos mis ahorros en el cursillo intensivo que hice ese verano.

Después de leer de arriba a bajo ese blog, empecé a leer el blog personal de Subaru, por entonces En la habitación de un kodona, y me entraron de escribir yo uno, así que me hice un wordpress y publicaba en catalán. Lo que pasa es que los que descubrieron ese blog fueron mi profesor de catalán, quien también tenía uno, y mi madre, quien me censuraba (bastante, mucho). Asi que me cansé y dejé de escribir.


Primera y última imagen de cabecera del blog

Finalmente, abrí este blog. Y lo hice con el mismo aire que el otro, pero mejor; yo también quería gritar que era una friki de Japón y de las letras y de la música, y que era feliz siendo asi. Que no dejaría que nadie me pasara por encima, o me hiciera sentir inferior por ello.
Una de las cosas que más me costó decidir fué el título, por eso no creo que lo cambie. "Normal y tal" viene de la costumbre pasajera que tenía por ese entonces de terminar casi todas las frases diciendo eso cuando me ponía sarcástica, o sea, casi todo el tiempo. Siendo sarcástica me lo pasaba muy bien, hasta que me cansé. Además, creo que por eso al principio era tan "agresiva" y radical en mis entradas, no sé si es que ahora me he calmado o que cuelgo entradas más chorras y menos profundas. Pienso lo mismo, pero como no he cambiado mi círculo, ya han entendido mi postura, más o menos, y ya no sé para qué volvería a ponerme así de histérica, es decir, creo que estoy un poco desentrenada y me canso de repetirlo. Creo que ya me da igual lo que piense la gente y paso de dar explicación o reivindicación alguna. Y ahora, también uso el blog como un cajón de sastre dónde guardo todos los enlaces que me interesan tener a mano o conservar por si algun día quiero volver a ver algún drama, cantar alguna canción o consultar algo de la academia, por eso creo que se ha vuelto un poco más funcional.

En cuanto al pseudónimo, no es un mote, ni un alter ego, es simplemente seguridad. No por los compañeros del colegio o para que nadie sepa quien soy: es para que mi hermano, y sobretodo mi madre, no encuentren el blog, para que no me censuren o yo no me autocensure pensando en quién leerá esto. Sí, sé que tengo doce seguidores que leen esto, pero no los conozco; bueno, vosotros ya sabéis a lo que me refiero.
Tengo claro que existen miles de Hikari, en versión pseudónimo y en versión registro, pero no es eso por lo que lo escogí. Fué porque traducí el significado de mi nombre y cuando lo dije en voz alta, parecía que me estaba atragantando (Kyokkou), la otra opción era Yoake, pero me pareció un poco masculino. Y claro, Hikari significa luz y la aurora es el momento del día en que sale el Sol y da luz, o el fenómeno de las lucecitas de colores. No sé, yo le encontré sentido.

Y como ya sabéis que me encanta hablar sobre mi, corto el rollo aquí. Pero si queréis que os cuente alguna anécdota sobre mi y las redes sociales, puedo hacerlo, también conocéis mi torpeza y gafadura.
Para terminar, me gustaría daros las gracias por leer mis desvarios durante este año e incluso comentar para darme ánimos o compartir opiniones. Sois sencillamente geniales.

ありがとうございます!

2 comentarios:

  1. Hola!!

    No pensaba comentar ahora mismo porque estoy algo mala y no me apetecía mucho, pero la verdad es que me entraron muchas ganas de comentarte cuando leí el párrafo sobre el que hablabas de que te parecía algo raro, estaba malhumorada...etc porque me he sentido identificada, sobre todo cuando iba al instituto, solía ocultar que me gustaba leer manga y que me llamaba la atención Japón porque se veía muy raro, pero claro...eso era yo y de alguna manera al final siempre se enteraba mucha gente,a mis amigos no les importaba y los demás si me veían rara o no, no lo sé.
    Pero vamos, que tuve esa época de crisis conmigo misma, de querer ser una persona ''normal'' y de dejar de ser ''así'' me volví muy tímida y poco habladora...
    al final poco antes de empezar a la universidad, como dijiste tú y como ya conté en mi blog, me armé de valor para aprender japonés.
    Yo siempre usaba pseudónimo, Kimi, pero al abrir este blog decidí que quería hacerlo con mi nombre de verdad por una vez y que el blog fuera mi yo en una pantalla, qué tontería, no? XD
    pero haces bien, a fin de cuentas todos somos desconocidos...
    Por cierto!! felicidades por tu año con el blog abierto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!
      No, no creo que sea ninguna tontería! En definitiva, por mucho pseudónimo que use, este blog es como soy realmente: aquí cuelgo todo lo que pienso tal qual y también todo o casi todo lo que me pasa, este blog es tal y como me muestro con mis amigos, aunque aquí puedo hablar de unos temas que con la mayoría de mis amigos no puedo. Y es precisamente por eso, que aunque como tu dices en el fondo seamos unos desconocidos yo me siento muy cerca y muy acompañada por este mundillo blogger, porque aquí puedo ser aún más yo. Y esa es la razón de que me guste tanto, y aprecie infinitamente que os guste también :)

      P.D.: A veces, veo quiceañeras con cara de caca y sudadera y pienso "yo también era asi", y deseo que alguien encienda una luz para ellas. ¿No te pasa?

      Eliminar