viernes, 27 de septiembre de 2013

Reencuetros, descubrimientos,... Puesta al día

¿Hay alguien ahí?¡Hola!
Una semana después de publicar la última entrada, la blogesfera volvió a la vida, debí escribir algo esa semana, pero estaba muy ocupada terminando mi novela y estaba agotada, con los ojos resecos y los dedos magullados. Al terminarla, también debí escribir pero se me escacharró el ordenador. Sí, él dijo basta. Estaba tan harto como yo y se tomó unas vacaciones sin previo aviso, hasta hoy. Le he cambiado todo el software y le he puesto un chibi de Naruto como fondo de pantalla, y aunque todavía faltan un par de cosillas por atar, ya puedo escribir unas linias.
Aún no he empezado la universidad -el lunes o martes que viene ya os contaré qué tal-, de momento me he ido aclimatando al horario de este semestre con unas prácticas de conducir, japonés los sábados y los jueves una nueva adquisición: el aula de escritura.
Conducir no se me da mal, tampoco del todo bien, no sé aún estoy a medio camino. El profesor es muy simpático, aunque está un poco pachucho el pobre. Cada día me viene con algo nuevo: primero fue una tortícolis, luego las cervicales se les resintieron por un accidente de coche (no por mi culpa ¿eh? el hombre ya venía tarado) y ahora tiene el dedo menique del pie izquierdo roto por dos sitios. Total, la que le da al embrague soy yo. Pero es un buen profe.
Japonés... El primer sábado me puse muy nerviosa. Me sentía totalmente fuera de onda, y hasta me entraron ganas de llorar en cuanto me dí cuenta de lo oxidada que estaba por un solo mes sin ir a clase. Luego pude calmarme un poco. Y es que en el fondo no tenía importancia, porque estaba con dos de mis compañeras y después de tanto tiempo tenemos mucha confianza, además, mi profesora es un Sol.
Digo dos de mis compañeras porque éramos tres chicas y un chico, y ahora el chico se ha dado a la fuga hasta que decida si hará un máster o no, o no sé qué me han dicho. De todas formas, las chicas cumplimos el pacto: nos presentamos la tres al Noken 4. La profesora dijo que no nos precipitáramos, pero nos lo hemos tomado muy en serio y ya nos estamos machacando, mañana (la segunda clase de este curso), ya tenemos examen de kanji y lo llevo bastante bien. La gramática no se me da mal y con el kikitori (listenning) siempre me las acabo apañando. Lo que me falta es el vocabulario, así que me he tirado una semana haciendo listas a partir del vocabulario de los libros de texto de estos dos años, separándolo por sustantivos, adjetivos y verbos. Lo mejor los adjetivos, lo peor los verbos.
Al final me lo sabré todo, voy a arrasar en el Noken.
I finalmente, el aula de escritura es genial. Las clases en si, al principio parecían un poco espesas, pero es solo la forma de hablar que tiene el profesor, que también enseña en la universidad. Creo que le he caído bien, o quizás solo se compadece de mi: soy la más joven. Y esto último hizo algo en mi que me volvió mucho más tímida de lo normal. Me cuesta entablar conversación con los demás, porqué la mayoría podrían ser mis padres o mis abuelos, pero aun así he conocido una chica con quien también asistiré a clase de una de las asignaturas de este año. Es mayor que yo pero es muy simpática, y no me hace de menos como noto que algunos hacen. Tengo que encontrar la forma de demostrar que, aunque sea joven y pequeñita, valgo mucho y puedo seguir la materia que se da, por mucho que acabe de salir del instituto. Por lo demás, todo bien. Leeré mucho, escribiré mucho, y hablaremos mucho de autores que no conozco, pero no importa, estoy ahí por eso.
Sigo diciendo que este se plantea como un buen año, ajetreado, pero genial.
Ya estoy un paso más cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario