martes, 28 de enero de 2014

El arte es arte

Tengo un pequeño gran problema: la teoría de la literatura o, más bien, lo tengo con el profesor que me la enseña. Mañana tengo examen de esta asignatura y repasando las notas del docente me he dado cuenta de que habla de la literatura como si esta fuera una ciencia exacta. No me puede vender esa idea. La filología es una ciencia, pero la literatura es un arte. Se puede analizar objetivamente (análisis retóricos), sí, pero que no lo convierta en la imagen de artificialidad fríamente calculada que me hacen aprender.
Todos sabéis que me matriculé en filología porque quiero escribir, y para ello pensé que era mejor tener una buena base. A principio de curso no me cabía duda alguna de que realmente estaba muy desfasada, que necesitaba ponerme al día con muchos libros que aún no he leído, que desconocía muchos, demasiados, campos de investigación de la ciencia del lenguaje, que tenía que afinar más en cuanto a expresión, ortografía y gramática. Sigo pensando lo mismo.
Pero por otro lado, ahora me doy cuenta que quizás el camino universitario me aleja, muchas veces demasiado, de lo que quería ir a hacer allí realmente. Veces como la de hoy. Como la que me obliga a dejar por escrito que la literatura es una ciencia y a negar toda la esencia de esta que siento dentro de mi, porque eso, a mi ciego profesor, no le vale de nada. Porque en su clase solo se puede pensar, decir y escribir como lo hace él. Las otras visiones no cuentan, son simplemente erróneas. Un ejemplo más para poder afirmar que esta es una carrera vocacional, y es que me tiene que gustar mucho lo que sea que me estén enseñado como para tragarme las pamplinas de este hombre, que no siente ni se emociona ni nada. Que solo se dedica a destrozar versos increíbles con una macabra entonación de cuento infantil, porque no entiende, no quiere ver más allá de la lógica de la retórica, y no puede comprender que el poeta no se entretuvo maquinando hipérbatones, sinó que solamente se dejó llevar por la música de la pluma al rasgar el papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario