domingo, 19 de enero de 2014

Si yo fuera... Budista

Hace tiempo colgué una entrada reflexionando sobre el hipotético caso de que yo fuera lolita o me vistiera como tal. Me gustó la dinámica pero no tenía ideas para convertirla en una "sección". Hoy, por fin, he tenido una idea para una buen tema: el budismo. O para ser más exactos, mis creencias religiosas. Las denomino budismo para abreviar, pero en realidad es un poco diferente.
Para resumir-lo:
Creo en el karma, es decir, las cosas buenas atraen las cosas buenas. Hago buenas acciones porque me sale así, porque es lo correcto; además tiene el plus de atraer positividad y buena suerte a mi vida. También creo en la reencarnación pero no me gusta la idea de vivir la vida que tenemos ahora en función de como queremos que sea la próxima, en otras palabras, en teoría, para los budistas, los actos altruistas se recompensan en la siguiente vida, haciendo que te reencarnes en un ser superior. Pero yo no creo que nadie es superior a nadie ni que debamos obsesionarnos con las otras vidas que hayamos tenido, tanto anteriores como siguientes.
El segundo gran punto es el de la vida. Como he dicho antes, creo que nadie es superior a nadie, porque todas las vidas son importantes, y por tanto, la vida es sagrada. Cualquier vida. Por eso, ahora que estoy mejor de la anemia, y que tengo dieciocho y mi madre no puede decirme nada, ya no como carne ni pescado. Antes ya no comía conejo ni cordero, tampoco demasiada ternera o lomo, y aun así pensaba que alguien había tenido que morir para que yo pudiera comer. Se me hacía un mundo. Ahora tengo que tener un poco de cuidado con el hierro y con las grasas, no pueden bajarme, pero es cuestión de tomárselo con otra filosofía. Ya no vivo para comer, sinó que como para vivir. Simple y llanamente, cuando tengo hambre, como, si no tengo hambre, pero tengo ganas de comer, es gusanillo. Con los exámenes, abunda mucho de eso.
A ver, el tema de la vida... Seguro que trae cola, así que lo desarrollaré un poco más. La vida es sagrada, no lo discuto, pero hasta cierto punto. Cada uno debe vivirla dignamente y como quiera, siempre y cuando no condicione las de los demás. En otras palabras, si alguien quiere tirarse de un puente, que se tire, pero que no obligue al de al lado a hacerlo, o si un tetraplégico quiere suicidarse o que alguien le ayude a hacerlo, tipo Mar a dentro, puede hacerlo. Y si una chica quiere abortar, puede hacerlo. Es su vida, su decisión. No se le puede obligar a ser madre, ni a darlo en adopción. Si yo me quedara embarazada, no creo que lo hiciera, aunque pienso que tiene que haber la opción.
Además, una vida digna no es algo obligado solo para los humanos, sinó también para los animales. Porque, y me repito, nadie es superior a nadie y ,al fin y al cabo, todos somos animales. Por eso, compro huevos de "gallinas felices" (son los que van marcados con un 1 o con un 2, los que van marcados con un 3, son de empresas que tienen a la gallinas enlatadas como si fueran máquinas de hacer huevos) y tomo leche de soja; las vacas no son fábricas de leche y la leche de soja tiene más hierro y menos lactosa. Bueno, en realidad no tiene.
Acabo con el tercer punto, sin el cual los dos anteriores quedarían anihilados, respeto y tolerancia con todo ser viviente, con toda ideología, siempre y cuando no sea dañina. Eso es todo, la base es el respeto.

Espero no haberme alargado mucho, que la entrada no haya sido demasiado densa, he intentado hacer mi explicación lo más escuálida posible; pero estas son, a grandes rasgos, mis creencias y podéis comentar qué pensáis sobre ellas, cuales son las vuestras o preguntarme cualquier cosa que no haya quedado clara.
Prometo pasarme más por aquí. Tengo un montón de cosas que contaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario